Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 14 de junio de 2008

Esos grotescos perros descarnados

Esos grotescos perros descarnados;
dóberman de músculos palpitantes
y baba espesa escurrida de sus hocicos,
sedientos de sangre y carroña y sangre
deambulan por las calles de esta Catia
neblinosa, húmeda, humedecida por el llanto
de las madres de delirantes espantapájaros
sumidos en su trágica agonía.


Estos grotescos perros descarnados
lamiéndose en silencio sus heridas
emboscan impávidos al incauto.
Famélicos deseos les desairan;
los arrastran a sus hórridas condenas
y se esconden en morbosas madrigueras
esculpiendo telarañas de concreto
sobre el asfalto y el cemento de una hoguera.


Estos grotescos perros asesinos
son pasiones conflictivas,
emociones encontradas,
son delirios descosidos
y son sueños desastrados...


Los grotescos, famélicos perros del destino...

miércoles, 11 de junio de 2008

Teatro

Telón arriba:

Frugal
sensual
la bella Pandora
aun busca su caja
de fino cristal

Abajo telón.

Telón arriba:

Dintel
Luzbel
sale del vergel
luego se humaniza
para su desgracia

Abajo telón.

Telón arriba:

Añil
febril
las lunas de Abril
llorando sus ríos
sobre sembradíos.

Abajo telón.

Telón arriba:

Control
farol
la pálida luz
hospeda polillas
que marcan las millas.

Abajo telón.

Telón arriba:

Cool
azul
vestida de tul
transluces tus dones
que quiero me abones.

Abajo telón.

Señores adiós
Murió la función…





sábado, 7 de junio de 2008

Soneto gótico naturista

Blasono la bondad del tiburón
que se come tan sólo a los tarados,
a los débiles, álgidos, varados,
y a aquellos que les falla el corazón.


Esgrimo la ternura del león
que asesina cachorros mal amados
por sus padres que están mejor dotados
y abusan de su altiva condición.


Yo decido perderme en la penumbra
como el búho que asecha los roedores
como el lobo que ataca las ovejas.


Y la sangre me excita cuando alumbra
los sedientos deseos predadores
que obsesionan mis ansias más perplejas.

Cualquierización.

Cualquierización
de mis versos ayunados de recuerdos,
fagocitados por el tragicómico olvido
en medio de líneas y rayas
y pinceladas clandestinas;
debajo de libros y compendios
y enciclopedias y polvo y telarañas.


Cualquierización
de mis alientos anicotinados,
alquitranizados hasta el mismísimo hastío,
recubierto de manías suicidas
y alegorías fúnebres que ya no aterrorizan
ni tan siquiera a los niños en pañales.


Pero:
cuando la luna se llena

mi suerte cambia
y mi cualquierización
se transforma, se incorpora, se posesiona
de licaones, hienas y vampiros;
y es entonces cuando soy originalmente aterrador
tan tenebroso que hasta los fantasmas me temen
aunque ya estén muertos.